Blogia
elblogdelgisas

La crisis económica y la importancia del Tercer Mundo

En el suplemento "Negocios" que el periódico El País publica el pasado domingo 21 de noviembre de 2010 se incluye la entrevista a un economista nacido en la India  pero que ejerce de profesor de finanzas en la Universidad de Chicago y que fue economista del FMI (Raghuram Rajan) 
 
A la pregunta: ¿Cómo será el mundo de una recuperación sin empleo?
 
Responde Rajan: "En los años 70 y 80 se creía que había demasiada demanda en el mundo, que íbamos a quedarnos sin recursos naturales y que había claros límites al crecimiento. Hoy eso nos provoca risa porque ahora el problema es de sobreproducción. Pero si pensamos en la cantidad de gente pobre que hay en el mundo, el diagnóstico realmente no puede ser de exceso de producción. Tendrá que crecer la demanda en los países más pobres, en las economías emergentes, y buena parte de esa demanda deberá ser suministrada por los países industrializados. Eso exige cambios. Que las empresas de los países ricos adapten su producción a las demandas reales de los países emergentes, no a los consumidores de esos países con niveles de renta o necesidades como las de sus consumidores actuales".
 
Esto me ha recordado una cosa que leí hace algún tiempo de un economista georgiano, algo escrito antes de la crisis económica, en pleno período de crecimiento económico capitalista:
 
"...de la propia estabilización, del aumento de la producción, del ascenso del comercio, del progreso técnico, del aumento de las posibilidades de producción cuando el mercado mundial, los límites de ese mercado y las esferas de influencia de cada uno de los grupos imperialistas permanecen más o menos estabilizados; de todo eso, precisamente, brota la más profunda y la más grave de las crisis del capitalismo mundial, crisis preñada de nuevas guerras y que amenaza la existencia de toda estabilización, fuera cual fuere.

    De la estabilización parcial nace el recrudecimiento de la crisis del capitalismo, y la crisis, creciente, echa por tierra la estabilización: tal es la dialéctica del desarrollo del capitalismo en el momento histórico dado".
 
"El capitalismo tiene cerrado el camino para la solución pacífica del problema de los mercados. Al capitalismo le queda una sola "salida": un nuevo reparto de las colonias y de las esferas de influencia por la fuerza, mediante choques militares, mediante nuevas guerras imperialistas"

"De lo dicho se desprende que el problema de un nuevo reparto del mundo y de las esferas de influencia, base de los mercados exteriores, es hoy la cuestión más importante en la política del capitalismo mundial, He dicho ya que la actual distribución de las colonias y de las esferas de influencia, resultado de la última guerra imperialista, ha perdido ya todo valor". (...)
 

Por cierto, el texto fue escrito en 1927, dos años antes de la crisis del 29, crisis que desembocaría en la II Guerra Mundial Imperialista. El "economista" que lo escribió era un tal Vissariónovich, más conocido como Stalin ("Informe político del Comité Central", Obras Completas, Tomo X, pp. 285-307).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

GISAS -

Creemos que en España se combina, a lo largo de su historia contemporánea, una dimensión imperialista con una dimensión semicolonial. En el siglo XIX tuvo que contemplar como se iba de las manos su imperio colonial. Tras la Restauración de 1876 se intentó recuperar con los restos que quedaban (Cuba, Puerto Rico, Filipinas…). Este intento llevó a la crisis de 1898. Con el gobierno de Maura se intentó recuperar la posición imperial de España con la aventura colonial en Marruecos. Esto llevó a la crisis de 1909 (“Semana Trágica”). Intentando conquistar un lugar entre las potencias europeas se siguió con la aventura marroquí, lo que llevó, tras el “desastre de Annual” (1922) a la dictadura de Primo de Rivera y a la crisis de 1930 que desembocó en la República de 1931. España fue a caer en las garras de Alemania en 1936-39 para luego pasar a las garras de EEUU en los años 50. En los años 60-70, intentó penetrar con su capital financiero en América Latina, al tiempo que mantener sus posiciones coloniales en África (Guinea Ecuatorial y el llamado Sahara Occidental). En la crisis de 1975 se pudieron comprender dos cosas: el fracaso del capital financiero español para desenvolverse como potencia imperialista y el sometimiento de España al dictado del imperialismo norteamericano que llevó al acuerdo tripartito de noviembre de 1975 por el cual el gobierno entregó el Sahara a Marruecos desoyendo la voz del pueblo saharahui. Tras la muerte de Franco el capital financiero español toma nuevos impulsos intentando recuperar su vieja posición imperial. ¿A dónde ha conducido? A una profundísima crisis económica, que está acentuando cada vez más la dimensión semicolonial de España (hasta el PP ya dice que somos un protectorado financiero), vislumbrándose claramente una balcanización en perspectiva. Esta balcanización puede desarrollarse a causa de la inconclusa revolución burguesa, que no ha permitido solventar el problema nacional, y que el imperialismo puede aprovechar para ir desmembrando el país, apoyándose en la gran burguesía y los grandes propietarios de la tierra. Los intentos de balcanización se pueden desarrollar por vías pacíficas (pensemos en la opción soberanista que está desarrollando CIU en la campaña electoral de Cataluña, y que va a aplicar en los próximos cuatro años), pero también en forma de guerra interna apoyada por el imperialismo.
A lo largo del siglo XX, España ha intentado una y otra vez recuperar su vieja posición como potencia imperialista y cada uno de esos intentos la ha llevado a un fracaso cada vez mayor que la ha hundido en la crisis.
El imperialismo exacerba las contradicciones nacionales aprovechando la lucha por el reparto territorial entre las burguesías burocrático-compradoras de las diversas nacionalidades. Esas burguesías luchan por el reparto territorial y en esa lucha pueden solicitar la intervención a su favor de una u otra superpotencia o potencia imperialista. Las superpotencias y potencias imperialistas luchan por “zonas de influencia” que le permitan conquistar la hegemonía o plantear un nuevo reparto del mundo, y en esa lucha espolean y aprovechan las contradicciones entre los países y las nacionalidades oprimidas. Lo que aconteció en la ex Yugoslavia es toda una lección que debemos aprender.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Marino -

En la introduccion de los objetivos del gisas hay un comentario sobre como España puede convertirse en un pais del tercer mundo, y cita el caso de los Balcanes.
Eso sigfnifica que España podria convertirse en semicolonia de los EEUU, G.B, ¿ como seria esa presunta realidad futura ?
En un texto de Stalin del año 37 o 38 , creo que habló de España , entonces en guerra, como una colonia en el sur en manos de Italia y la parte norte en manos de Alemania ....?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres